Saltar al contenido
Síbox

El cuidado de las personas mayores

14 noviembre, 2017
profesionales especializados cuidado personas mayores en síbox.jpg

profesionales especializados cuidado personas mayores en síbox.jpg

En España hay más de cuatro millones y medio de personas que viven solas, de las cuales el 41, 7% son mayores de 65 años.

Y esta cifra no para de crecer por múltiples factores, entre los que destacan:

  • La elevada esperanza de vida de los españoles
  • La inversión de la pirámide poblacional (la proporción de personas mayores con respecto a personas jóvenes es cada vez más alta).
  • Los cambios en el ámbito laboral y familiar, que generan entre otros, problemas de conciliación.

Son muchos los artículos científicos que refieren al sentimiento de soledad no deseada como una causa de afección en todas las esferas de la vida de las personas, siendo especialmente preocupante en personas de más de 80 años.

Este sentimiento de soledad incide en la percepción de la vida que tienen, en su autoestima, en sus relaciones y a nivel general, en su calidad de vida, siendo especialmente reseñable que, además, la soledad no entiende de clases sociales.

Por todo ello, han surgido en los últimos años diferentes soluciones profesionales que tratan, en la medida de lo posible, de paliar este creciente problema social y que a continuación explicamos:

Residencias de la tercera edad

Son instituciones en las que viven, temporal o permanentemente personas mayores con un grado de dependencia elevado, sin perjuicio de aquellos mayores que aun pudiendo vivir solos, toman la decisión por voluntad propia.

Las residencias para la tercera edad, en líneas generales, procuran alojamiento, alimentación y una atención integral que favorezca el desarrollo personal de nuestros mayores.

Además, las personas mayores no solo pueden olvidarse de los quehaceres diarios como la limpieza del hogar o la cocina, sino que, reciben atención especializada psicológica, cuidados personales, actividades ocupacionales y culturales entre otros.

Es importante saber además que existen residencias especializadas en las dolencias y enfermedades concretas más características de nuestros ancianos:

  • Enfermedades neurodegenerativas: Alzheimer, Parkinson o esclerosis múltiple entre otras.
  • Enfermedades del sistema circulatorio: Hipertensión.
  • Enfermedades respiratorias: Asma o hipertensión pulmonar.
  • Enfermedades osteoarticulares: Lumbalgia u osteoporosis.
  • Enfermedades genitourinarias: Incontinencia urinaria o impotencia.

Cuidadores a domicilio

Cuidar a un anciano no es fácil. Requiere conocimientos, medios y tiempo que no todos tenemos.

Por ello, como opción menos intrusiva está la de los cuidadores.

Estos profesionales colaborarán con el anciano en múltiples tareas, desde su acompañamiento al médico o en sus paseos diarios a su higiene personal o la supervisión de la toma de medicamentos.

Además, los cuidadores de ancianos pueden trabajar como internos, habitando en el propio domicilio de la persona mayor, o como externos (por horas), en función de las necesidades personales.

Debe reseñarse que, las capacidades de unos y otros cuidadores son diferentes, por lo que no debemos dejar que un asistente social realice tareas de fisioterapia o enfermería si no tienen la debida titulación para ello.

Centros de día

Son centros especializados en la tercera edad que atienden a nuestros mayores en horario diurno.

En ellos, equipos de profesionales especializados prestan atención a todos los aspectos relevantes de la vejez, desde la salud física y mental, hasta el aprendizaje en cursos, talleres y charlas.

En ningún caso debe interpretarse este tipo de centros como lugares exclusivamente de ocio para mayores, ya que además de contar con plantillas profesionales que incluyen monitores, fisioterapeutas, gerontólogos, psicólogos etc., muchos de ellos son centros innovadores que entre sus tratamientos incluyen terapias con perros o terapias específicas para dolencias concretas.

Esta es sin duda la mejor opción para personas mayores cuya independencia no está en entredicho, y que pueden pasar las noches y los fines de semana solos o con sus familias.

Tipos de centros de día y residencias

Tanto en el caso de los centros de día como de las residencias de ancianos, debemos saber que existen distintas tipologías de centros. Estos pueden ser privados, públicos o concertados.

Centros públicos

En líneas generales, los centros públicos presentan problemas de exceso de demanda por las razones expuestas al principio de este blog, por lo que conseguir una plaza en determinadas localidades puede ser una ardua tarea.

El acceso a esas plazas públicas dependerá de la legislación autonómica, del grado de dependencia de la persona y de la disponibilidad temporal de las mismas.

Centros privados y concertados

Por ello, existen numerosos centros privados y concertados a los que podrás acceder a través de Síbox, además de cuidadores especializados con conocimientos concretos en las necesidades del anciano.

Pero si además necesitas adquirir accesorios especializados para facilitar la vida de tus mayores (andadores, bastones, localizadores, cojines posturales…) o de las personas que ejercen como cuidadores (grúas ortopédicas, asientos para bañeras, camillas de masaje…), también tenemos acceso a proveedores.

Por lo que no lo pienses más, dinos qué necesitan tus mayores y deja que te encuentren en Síbox.