fbpx Saltar al contenido

La psicología de enero en tu negocio

La cuesta de enero, el final de las vacaciones y la vuelta a la rutina, el blue Monday (lunes triste), el invierno más crudo, los cierres contables del año, la presentación de impuestos…

Aunque alguno de los fenómenos aquí citados, no tienen ninguna base científica que los sustente (nos referimos concretamente al blue Monday, que proviene de una campaña publicitaria que se fue de las manos de sus creadores), tenemos que reconocer que entre la propia naturaleza y las reglas que hemos creado, los humanos en general y los españoles en particular, hemos dejado muchas cosas para enero que podrían perfectamente convertirlo en el mes más triste del año.

Durante los dos meses anteriores, muchos gastaron más de lo que quisieran y desean corregirlo como un propósito del nuevo año. Y es que, analizado con perspectiva, en noviembre y diciembre se concentran tres de las fiestas del consumo más importantes del planeta. Black Friday, el día del soltero y los regalos y banquetes navideños, han destrozado nuestras carteras y las de nuestros clientes.

Por otro lado, enero es el mes del año en el que descubrimos cómo nos fue el negocio el año anterior. Y no necesariamente nos tuvo que ir mal… pero encontrar razones para enfadarse es fácil. Cuanto mejor te fue, más impuestos pagas… Así que enero nuevamente nos puede deprimir.

Y la parte climática no ayuda. El frío al levantar la persiana del negocio un lunes por la mañana es horroroso. Pero contra esto, sí que nada podemos hacer (o sí, pero eso será otro capítulo).


Resumiendo, en enero caen nuestros clientes, y los condicionantes alrededor pueden hacer que el mes se nos haga más largo de lo que debiera. Pero ¿podemos hacer algo para nosotros mismos y nuestros negocios en lugar de lamentarnos? Pues sí.


Sabemos que es de esperar que nuestros clientes caigan durante el mes, pero ¿qué podemos hacer para remediarlo?

  • Súmate a la campaña de rebajas. Hace años, cuando se establecieron por ley rígidos periodos de campañas de rebajas, no se eligió enero por casualidad. Buenas promociones acompañadas de una rebaja de los precios normalizarán el tránsito de clientes en tu negocio.
  • Diversifica tus medios de promoción. Tienes todo un mundo de posibilidades para conseguir más clientes. Redes sociales, páginas web o plataformas e-commerce pueden ser tu solución. ¡También es buen momento para que pruebes el sistema de promociones geolocalizadas de Síbox!
  • Si aún así tienes menos trabajo, aprovecha para hacer inventario. Empezar el año con un buen inventario podrá ahorrarnos mucho dinero en el futuro evitando compras en exceso, la caducidad de elementos o los costes de almacenaje.
  • Planifica tu año. Tienes unos datos muy buenos que analizar del año anterior. ¿Qué productos/servicios vendí mejor en cada época del año? ¿Hay un período de tiempo en el que vendo menos y que sería inteligente usar para cogerme mis vacaciones?
  • Renegocia todo lo que puedas. Pólizas de seguros, proveedores, comisiones bancarias… es un buen momento para reducir gastos.
  • Busca financiación. Las subvenciones no se publican en enero por norma ni mucho menos. Pero es un buen momento para que analices las publicadas el año anterior y te hagas un calendario en previsión de que este nuevo año se publiquen por las mismas fechas (suele ocurrir así).
  • Fórmate, fórmate y fórmate. Nos pasaremos el año diciendo que no tenemos tiempo para nada. Pero la formación es clave para que nuestro negocio crezca o se mantenga. Si tienes tiempo libre, busca qué puedes aprender que te aporte valor a ti, a tus clientes o a tus empleados.

Siguiendo estos consejos, quizás puedas llegar a decir un día que la cuesta de enero estaba en tu cabeza.

Oscar F. Marcos