fbpx Saltar al contenido

La peregrinación de una novia. Capítulo I: El fotógrafo.

Muchas mujeres, incluyéndome, hemos crecido con las películas de Disney vendiéndonos príncipes azules (que al final terminan destiñéndose en la primera lavada). En la búsqueda muchas veces nos enamoramos del malo, del tonto de Gastón o de la barba de Jafar.

Cuando finalmente encontramos al adecuado y este decide ponernos el anillo empezamos a soñar con el momento en el que caminaremos al altar, con un vestido precioso del brazo de papá.

Nadie se imagina el peregrinaje que hay que hacer para llegar allí.
fotógrafo boda

Entrar en Pinterest y escribir “Wedding photos” hace que empiecen a surgir miles de ideas de cómo quieres tus fotos y cuántas cosas deben estar listas para ello.

Luego, empieza tu búsqueda en Google. Decenas de ofertas, de presupuestos y de personajes.

¿Cómo elegir el/la correcto(a)?

DIGO EL FOTÓGRAFO, no tu pareja.

Solo hay una única oportunidad. Si quedan mal, no se pueden repetir.

Mi mantra durante todo este proceso: CONFÍA EN TUS INSTINTOS.

Déjate llevar por quien, después de filtrar presupuesto y estilo, te haga sentir cómoda, te escuche y se convierta en un compañero de peregrinaje.

El mío, mi querido Miguel Ángel, me torturaba por WhatsApp enviándome fotos ejemplo e ideas nuevas. Eso me hizo sentir confiada y tranquila.

boda

Si puedes, te recomiendo que chatees con varios de ellos, con una App como Síbox. Puedes pedir presupuestos a varios fotógrafos vía chat, y así evaluar el nivel de conexión que tienen contigo.

Al teléfono y por correos todos tienen el guion aprendido. Por chat no.

Y en plena boda, el fotógrafo es la cara en la que te apoyas para buscar momentos y personas importantes con quien quieres tener un recuerdo especial.

Todo saldrá bien.

María José Perales
Marketing Manager