fbpx Saltar al contenido

San Valentín y regalos desastrosos.

Esta semana se celebra San Valentín. Una festividad odiada y amada a partes iguales.

Están los que piensan que es una ridiculez, una excusa de los centros comerciales para vender más sin motivo aparente. Y están los que defienden que se trata de un día diferente para celebrar el amor en todas sus vertientes.

Yo, personalmente, no tengo muy claro de que lado posicionarme.
regalo

Y es que le veo tanto ventajas como desventajas.

¿Lo mejor? Tener la excusa perfecta para regalar o hacer algo especial con la persona a la que quieres.

¿Lo peor? Tener que elegir ese “algo especial”.

Y es que, ¿quién no se ha comida la cabeza una y otra vez pensando que regalar a una pareja? ¿Y quién no ha recibido alguna vez un regalo desastroso? (Bueno, recibido y regalado, seamos honestos).

Y es que acertar, por mucho que conozcas a la otra persona, no es algo fácil.

Recuerdo un San Valentín en el que me regalaron, sin duda, los zapatos más horribles que haya visto hasta ahora.

No especificaré mucho más, no vaya a ser que por un casual el autor del regalo lea este blog…

Lo que cuenta es la intención, suelen decir. Es verdad, ¡pero hay veces que ni la intención salva un regalo desastroso!
indiferencia

Mientras él me preguntaba si me habían gustado y me decía todo orgulloso la famosa web en la que los había comprado, yo solo podía pensar: ¿es que nadie te ha aconsejado antes de comprar esto?

Efectivamente, nadie lo había hecho, y es que este es, bajo mi punto de vista, uno de los grandes problemas que tienen las compras por Internet: que no hay nadie al otro lado a quién puedas pedir ayuda o consejo.

¿No sería genial que existiese un lugar dónde se pudiese comprar a través de Internet, en el que, además, se tuviese la oportunidad de hablar con los dueños de los negocios para hacer cualquier consulta o preguntar cualquier duda?

Pues tengo que deciros que estamos de suerte, porque esto es lo que hace Síbox.

Proporcionarnos una plataforma que combina lo mejor de las compras online y lo mejor de las compras offline: rapidez y comodidad, sumado al contacto directo y trato personalizado.

Ahora sí que sí. Este San Valentín, ¡se acabaron los regalos desastrosos!

Eva F. de la Fuente
Marketing Assistant