fbpx

Seguridad en Internet para novatos

En el blog de esta semana, vamos a analizar un problema que nos encontramos casi a diario en los pequeños negocios que visitamos. Concretamente, la falsa sensación de seguridad que nos da guardar los datos de nuestros negocios en nuestros discos duros locales, frente a almacenarlos todos en Internet.

A priori, buena parte de los negocios que vemos a diario y con los que trabajamos codo con codo para perfeccionar Síbox, nos indican que guardan todos sus datos (contables, stocks, clientes…) en el ordenador del negocio, y que, en ningún caso, suben esa información a Internet. Generalmente por desconocimiento o por miedo.

Podríamos pensar que tener todos esos datos almacenados en el disco duro del ordenador supone una medida de seguridad importante, especialmente si ese ordenador no tiene conexión a Internet. Pero tenemos una mala noticia, los discos duros se estropean, los ordenadores se roban, y si tienen acceso a Internet, un hacker mínimamente avezado podría sacar todos esos datos de nuestro PC e interpretarlos fácilmente si no están cifrados.

La solución, por tanto, no es evitar Internet.

Existen numerosas plataformas en la nube que de manera gratuita nos ofrecen acceso a unos cuantos gigas en los que guardar nuestra información. Esas plataformas, tales como Dropbox, Google Drive, Mega y Box, nos ofrecen ese espacio en el cual obtenemos unas garantías que no ofrecen los discos duros locales. Por ejemplo, el cifrado de los contenidos y las contraseñas de acceso, o las copias de seguridad periódicas en distintos servidores distribuidos por el mundo.

“La nube”

Evidentemente, también debemos poner de nuestra parte. Guardar tu contenido en la nube con contraseñas del tipo “1234”, “nombre_negocio_1”, o la fecha de nuestro cumpleaños, supone un incremento de nuestra vulnerabilidad notable. ¿Por qué? Porque existen programas muy sencillos que utilizan el método de prueba y error para obtener contraseñas, y, como es lógico, las primeras que prueban son las más sencillas y comunes.

Incluir caracteres especiales en nuestras contraseñas es básico (por ejemplo, “$”, “!” o “&”), mayúsculas, minúsculas y números, hacen que los programas diseñados para robar contraseñas requieran muchas más horas de trabajo y esfuerzo hasta dar con la tuya, y, mientras tanto, las medidas de seguridad de las propias plataformas cloud nos avisarán de que hay alguien intentando acceder a nuestra cuenta.

Si aún así no estamos convencidos de la seguridad de las contraseñas, siempre podemos añadir una capa de seguridad extra al acceso de nuestra información. La denominada “verificación en dos pasos” nos permite exigir además de los comunes usuario y contraseña, un código que solo tu conoces y que te llegará a través del móvil cada vez que desees acceder a tu información.

Por tanto, guardando tus datos en la nube, con una contraseña compleja, y un segundo paso de verificación de tu identidad, tu información estará protegida, podrás acceder a ella en remoto, tendrás copias de respaldo y su seguridad estará más garantizada que en tu disco duro local.

Un pequeño paso en la transformación digital de tu negocio que puedes dar fácilmente, como comenzar a usar Síbox para atender a tus clientes.

Oscar F. Marcos
COO. Síbox

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *