Saltar al contenido

Smartphone y vida diaria. ¿Enemigos íntimos?

Smartphone es un término que ha tomado fuerza en los últimos años. Aunque muchas personas sigan llamando a sus terminales teléfono móvil, lo cierto es que esa acepción se queda corta. Y es que, esta tecnología de la híper conexión, está cambiando por completo nuestra manera de interactuar con la vida.

En artículos anteriores apuntábamos la relevancia que éste y otros dispositivos móviles han cobrado a la hora de realizar compras online. Pero es que, sería imposible que fuese de otro modo, ¿o no estás mirando tu móvil ahora mismo?

Pues eso. Que, decimos nosotros, ¿cuántas veces lo has mirado hoy?

Adictos del mundo, ¡el primer paso es reconocerlo! O eso dicen…

 

smartphone

 

Ten en cuenta los datos

Para promover la necesidad de un uso responsable del smartphone, Motorola ha realizado un estudio en colaboración con Harvard en el que analiza los comportamientos y hábitos del uso de estos dispositivos.

Hablamos de hábitos nocivos como: Exceso de tiempo dedicado al móvil, Consulta compulsiva y/o dependencia emocional.

Los resultados, obtenidos de una muestra de casi 5000 encuestados, han sido más o menos los esperados. Pero, oye, cuando uno ve cifras… Como que la cosa se va a haciendo más real ¿o no?

Pues bien, ha ocurrido: Muchos usuarios anteponen el uso del teléfono móvil a sus relaciones reales y pecan de un uso excesivo de estos dispositivos. Y no hablamos de pocas personas. Según el informe:

  • Un 53% de los millenials consideran al smartphone como su mejor amigo.
  • El 33% de los encuestados admite que prefiere interactuar por smartphone que de forma física.
  • El 49% admite que consulta su smartphone con más frecuencia de la que debería. Además, un 44% apunta que se sienten obligados a hacerlo.
  • El 65% admite que entraría en pánico en el caso de perder su móvil.

Si sientes curiosidad por saber en qué punto se encuentra tu relación con tu smartphone puedes acceder a este sencillo test, diseñado por Motorola, y tirarte de los pelos (o darte unas palmaditas en la espalda, vete tú a saber).

 

smartphone

 

Intenta paliar las consecuencias

Después del codo de tenista llega… El codo de smartphone.

Con síntomas tan agradables como:

  • Calambres en los dedos
  • Dolor muscular
  • Hormigueo
  • Adormecimiento de dedos anular y meñique.

iPosture, o la moderna chepa del s.XXI.

Esa postura encorvada que pones para mirar el móvil, además de favorecerte muy poco, puede provocar dolores de espalda y la zona del cuello.

Todos sabemos que lo ideal sería tener el smartphone frente a la cara mientras lo usamos, en vez de dejar caer el cuello, pero ¿es que nadie piensa en las agujetas de los brazos?

Síndrome de visión de computadora o Cómo tener presbicia antes de llegar a la edad adulta.

Leer en una pantalla de 5 pulgadas hace que tu vista se resienta. Causando fatiga visual, sequedad ocular, dolor de cabeza…

Nomofobia, próximamente en tus peores pesadillas.

Lo que viene siendo un pavor absoluto a estar sin móvil. Vamos, que no se lo desearías ni a tu peor enemigo.

Implica ansiedad y síntomas físicos derivados bastante poco agradables. Además de tenerte metiendo la mano en el bolso cada minuto.

No te comas demasiado la cabeza

Ante todo, calma. No es cuestión de que tires tu móvil al fondo del mar (o por un terraplén si vives en el interior). Trata de utilizar la información para tu propio beneficio, anticípate a las consecuencias y sigue aprovechando las ventajas de la conexión que ofrecen los dispositivos móviles.

Y, si necesitas desconectar, ¿sabes que nuestra app tiene una categoría de búsqueda de Salud y Bienestar?

Solicita presupuesto para un masaje o un tratamiento de spa en tu zona y ¡relájate con Síbox!